Noah Nissani 
Traducido por el autor con la colaboración de Myriam Nissensohn (Bs. As.)

Los datos numéricos de este artículo no incluyen a los soldados y civiles muertos en acción de guerra, como ser bombardeos de ciudades, y fueron tomados de la "Encyclopedia of Genocide".del Instituto del Holocausto y Genocidio, Jerusalém, 1999". Entrada: Power Kills. Editor Israel W. Charny, con la participación de aproximadamente 100 investigadores, y palabras introductoras del Arzobispo D. Tutu y del conocido cazador de Nazis S. Wiesenthal.
Ver en este sitio:
 "Enciclopedia del Genocidio"

De los diarios; "Israel propuso en las Naciones Unidas que se establezca el Día Universal del Holocausto", Haaretz, 21.8.05).

Es natural que a los judíos nos duela mucho más el holocausto de nuestro pueblo, que el de otros pueblos. Pero ello no justifica, que propongamos a las Naciones Unidas, obligada por igual a todos los pueblos, que declare el “Día Universal del Holocausto”, con referencia sólo al holocausto del pueblo judío, e ignorando incluso los 16 millones de víctimas no judías que fueron exterminadas por los Nazis en Alemania y los países conquistados por ellos durante la segunda guerra mundial. Pero por encima de todo, no deja de ser extraño y reclama una explicación, que incluso los representantes de las naciones del este de Europa, cuyos ciudadanos fueron víctimas del genocidio realizado por los nazis, prefieran callar su dolor, y referirse solo al exterminio de los judíos. Pero no menos extraño es, que también los representantes de los aliados occidentales, Inglaterra y Estados Unidos, prefieran ignorar las víctimas no judías de los Nazis. Forzoso es que cada uno de ellos tenga fuertes razones para ello.

No podemos evitar pensar que la causa reside en el temor de que mencionar el genocidio de civiles no judíos, realizado por los alemanes en las naciones conquistadas, traería consigo, como reacción en cadena, la mención de la participación que tuvieron en ello conciudadanos de las víctimas. Es de suponer que los alemanes exterminaron preferentemente marxistas, y así como fueron ayudados por lugareños antisemitas en la matanza de los judíos, también lo fueron por pro-nazis lugareños en el exterminio de los marxistas. Esto podría traer a colación la mención de los 10 millones de civiles exterminados por los soviéticos, con la colaboración de marxistas lugareños, en esas mismas naciones, a las que se agregó Alemania Oriental, que en el acuerdo de Yalta (1945) fueron entregados por los aliados a la URSS. Es también de suponer que buena parte de los gobernantes "democráticos" de estas naciones hoy, fueron los marxistas y los pro-nazis de entonces, y no les alegraría la discusión pública de su pasado.

Extender el holocausto a las 25 millones de víctimas no judías descriptas en el párrafo anterior, podría llevar el debate público a otros genocidios, como ser los 55 millones de ciudadanos de la URSS, asesinados por su propio gobierno, a todo lo largo de los 7 decenios que duró la dictadura izquierdista: Bajo Lenin (1917-24) 4 millones; durante el gobierno de Stalin (1929-53), 43 millones; y bajo otros gobiernos (1925 - 29) y (1953 – 87) 8 millones. (1)

Esto sería muy poco agradable, no sólo para los gobernantes, "democráticos" hoy, de todas las naciones que fueron parte de la URSS, y que en su casi totalidad fueron marxistas en el pasado, sino también para sus aliados occidentales. que sacrificaron millones de sus jóvenes en la guerra de los "buenos" contra los "malos". Pero las dificultades de los aliados occidentales no terminarían aquí. La victoria alcanzada junto con el dudoso aliado oriental, puso a este último en condiciones de que con su apoyo, guerrillas marxistas se apoderaran de gran parte de Asia y África, extendiendo el genocidio de propios compatriotas a astronómicas proporciones. Lo que llevaría forzosamente al pensamiento de que, a consecuencia de su alianza con la letal izquierda, la victoria de los aliados en la segunda guerra mundial, fué la causa de una de las más terribles catástrofes ocurridas en la historia de la humanidad.

Nota:

1) Por lo que no es, ni puede ser, la personalidad o la demencia de Stalin, como algunos lo pretenden, la explicación del brutal exterminio realizado por marxismo. La explicación debe más bien buscarse en los elementos comunes que vinculan el anti-liberalismo marxista, con sus antecesores de izquierda, los letales liberales Jacobinos. Por lo tanto, la explicación no se encuentra tampoco en la ideología, diferente, e incluso opuesta, de ambas letales tendencias, que no sin razón, se consideran ambas profundamente vinculadas, y los marxistas adoptaron para sí mismos la denominación de "izquierda", de los Jacobinos.

Nietzsche encuentra la explicación en el ateismo:

"Esta es la forma en que la fe cristiana fue destruida por su propia moral, y esta es la forma en que la moral cristiana tiene ahora que ser destruida. Nos encontramos en el umbral de este acontecimiento ... Este espectáculo grandioso en cien escenas, que le espera a Europa en los dos próximos siglos, el más terrible, el más cuestionable, y a lo mejor, el más lleno de esperanza de todos los espectáculos ..." (Friedrich Nietzsche) Genealogy of Morals, Third Essay

No se vea en esta cita, la más mínima aceptación del "Darwinismo social" de Nietzsche, pero no deja de ser sorprendente la exactitud con la que se cumplieron los primeros terribles 100 años, y precisamente por la acción de los que negando la religión, actuaban guiados por la moral Judeo-Cristiana de protección del débil. Solo nos queda rezar que no se cumplan los siguientes 100 años de su predicción.

Pero son notorios otros dos elementos comunes en la infraestructura psico-filosófica de ambos movimientos de izquierda: Racionalismo, y división de la humanidad en "buenos" y "malos", considerándose ellos a sí mismos parte de los "buenos"

Vease al respecto: Derecha vs. Izquierda - Soberbia vs. Humildad
Retorno al texto

Retorno al Comienzo de la Pagina

 Since 20 March 2001

 

Tuesday the 17th. Joomla 2.5 Templates. Site built by Levi-Lidar: levilidar@gmail.com
Copyright 2012

©